Publicado: 14/05/2018

Entrevista con Jorge Torres González: Director "Bienal Nacional e Internacional de Arte Desde Aquí 2017

Fotografía: Felipe Vanegas Huertas

 


 

Entrevista realizada por: Alejandro Jiménez Schroeder
Director de Lapislázuli Periódico twitter.com/jischal

 

Con motivo de la “Bienal de Arte Desde Aquí” -proceso artístico que se ha encargado de abrir espacios para el fortalecimiento de las artes plásticas en el Departamento de Santander y en algunas otras ciudades de Colombia- hemos tenido ocasión de hablar con Jorge Torres, su director y hablar a fondo sobre su vida, obra, y visión del arte.

Al empezar a conversar, Jorge nos cuenta una pequeña historia que aconteció en algún lugar y en algún colegio de este país. En esa historia, uno de los personajes era el profesor Manrique a quien, a pesar de los años, nunca olvidaría.

“Era una mañana de viernes. Antes de salir a vacaciones de Semana Santa, el profesor había dejado una tarea absurda: traer un animal –obviamente, muerto- para diseccionarlo y para estudiar su aparato digestivo, […] etc. De manera rotunda le dije, con mayúsculas sostenidas, que “yo no haría eso, profesor…”. El profesor Manrique me miró con desprecio y frunció la frente con disgusto. La semana de Pascua llegó, y retorné ese martes a las 6:30 A.M.. Era una mañana muy fría; me senté y coloqué en el pupitre un cartón de pilas Everredy rojo, pero por la parte de atrás del cartón había dibujado un conejo con aparato digestivo, sistema nervioso, pelos y señales, de manera hiperrealista y tan perfecto que se podía ver todo de manera muy clara y real; incluso, pinté los hilos, las venas, los alfileres y hasta las sombras de los hilos, etc. Mis compañeros se burlaron de manera muy cruel, me dijeron mentiroso, y mil cosas más. Con respecto a la calidad de mi conejo, ellos no creyeron que yo lo hubiera hecho o dibujado. En el momento de la presentación y junto 41 animales muertos y podridos, el conejito que había dibujado no encajaba, pues para ellos era casi una burla, pero la providencia envía al rector en ese momento al salón y me dijo: “Tu hiciste eso” y yo grité: “Sí, y Manrique es un asesino…”. Todo quedó en silencio absoluto, y yo bajé la cabeza; el rector me tomó de la mano y con sus ojos de árabe justo, me dijo: “Es perfecto Torres, eres un genio”, y yo quedé plopppp!. Esa tarde colocaron mi transgresor cartón con conejo en la caja de vidrio de honor del colegio y al lado, la bandera de Colombia: el arte había triunfado! Desde ese día entendí que el arte es un instrumento de batalla y yo había ganado la primera… A la semana siguiente el profesor Manrique fue despedido y yo guardé mi culpa por años, pues Manrique quedó sin trabajo por esta razón; sin saber que siempre tuve la razón... Desde esa mañana fría no he parado de generar transgresiones artísticas, poéticas, sociales, políticas, conceptuales… ”

Lapislázuli Periódico: Si fueras un animal ¿qué animal querrías ser?

Jorge T. G: Sería un “incepto” que proviene del concepto y no un insecto de la naturaleza, por aquello de los insectos de 4 patas o insectos malditos; este simpático error de la Biblia al denominar los insectos con 4 patas como plaga, cuando no existen insectos de 4 patas, a no ser que sean inceptos imaginados y creados para una función específica dentro de una obra, como mi banco de semilla (¡risas!)

Lapislázuli Periódico: Cuando escuchas el nombre Jorge Torres González ¿Qué es lo primero que viene a tu mente?

Jorge T. G: : Trabajo y dignidad, y más trabajo. No sé si mi aporte algún día importará, eso no me transnocha, de lo que sí estoy seguro: ¡mi ética es total y decente frente a lo que hago o propongo en mi obra y gestión!

Lapislázuli Periódico: Y si tuvieras que presentarte a ti mismo ante a otra persona, ¿Cómo lo harías?

Jorge T. G: Me presentaría como un bufón contemporáneo

Lapislázuli Periódico: Una palabra que nos parece toma relevancia en tu trabajo es “deslocalización” pues contrasta con los discursos que hablan de “globalización”. ¿De qué forma estos dos conceptos se relacionan en tu propuesta?

Jorge T. G: : La deslocalización es romper la cerca, es ir más allá de las galerías, las ferias y los museos; es poner en evidencia otra forma de encuentro y la sociabilización del arte contemporáneo en ámbitos de riesgo y provocación. Deslocalizar es ir a donde está el arte y el arte son los artistas. Recuerdo a Ernst Gombricht que dice algo similar, frente a la idea de que “el arte no existe, solo existen los artistas”.  

 

Lapislázuli Periódico: Pareciera ser que con la globalización, el mundo está condenado a la homogenización ¿Crees que es posible desde la deslocalización hacer una resistencia para que los pueblos y las sociedades mantengan sus tradiciones y sus culturas?

Jorge T. G: : ¡Por supuesto! Deslocalizar es mover, ir, llevar, viajar, desmitimicar. El arte se mueve como todo lo vivo, o la misma naturaleza en el Universo. La cultura, la siembra, la cosecha, la vida y la muerte y hasta la tradición como resistencia. Realmente lo importante sería concientizarnos sobre un esquema que no borre el pasado y aliente el futuro; pasado que para algunos podría ser ya obsoleto, los artistas evolucionan y crean nuevos medios, nuevos paradigmas, nuevos sentidos y hasta nuevas utopías al servicio del otro; sin movimiento todo se detiene en la nada, globalizar o uniformar es el antiarte ¡en serio!

Aún se pueden reinventar los artistas y/o curadores en este momento y dentro de una gran reflexión sobre como llegar a una sociedad deslocalizada del discurso formal, que ve al artista como alguien aparte y sin muchas ganas de ser parte de esa sociedad consumista, que banaliza y sofistica todo, incluido el arte y lo degrada como a lo inhumano, llevándolo solo a contextos cuantitativos. ¡Pero también quiero hablar de sus derechos y sus aportes! me pregunto: cuándo serán reconocidos plenamente sus aportes, pues deslocalizar también desde lo legal, lo jurídico, la salud, etc. es romper con esta absurda y perversa tradición que ve con tilde a los artistas pertenecientes a las élites sociales, o del pensamiento mamerto, y no necesitamos estar dentro del sistema, porque somos ego-cuerpos gloriosos ¡jajajajaja!. Todo esto me da mucha risa, pienso y todos sabemos que eso no es cierto, el artista contemporaneo está inmerso en lo real y no miente; es un ser que incomoda porque es parte del propósito; sus provocaciones son esenciales; es crítica y denuncia. ¿y acaso, el cambio no se inicia por ahí?

 

 



Jorge Torres González (nacido el 23 de enero de 1963, en Bucaramanga), se ha caracterizado por ser un trabajador dentro de las artes plásticas o visuales que no se ha dejado encasillar dentro de géneros o tendencias, asumiendo una posición de artista integral, investigando y procesando argumentos inteligibles dentro de lo técnico y lo conceptual.

Ha explorado en la pintura, en la cerámica, en la escultura, en el performance, en la instalación y en apropiaciones en espacios públicos y privados. Ha logrado un acercamiento entre espacios y comunidades no convencionales haciendo una mirada distinta o estratégicamente distinta hacia lo social o de impacto comunitario. El arte ha sido su principal argumento para hacer que los especialistas y la crítica reflexionen y reconozcan el aporte de este artista al arte nacional

 

 

 

AUTOR

Alejandro jiménez Schroeder

Autor

Biografía

Profesional en Estudios Literarios. Ha trabajado en distintos periódicos alternativos.
Colaborador de proyectos de creación de medios independientes de comunicación.



Publicaciones Recomendadas

Blog

medios Aliados